Escritos

Fragmentos & Poesías

José María Moreno y Rivadavia

(Fragmento de la novela La reencarnación de Buda en Lope de Vega y Jonte) Horacio, extenuado, se fue a su casa. Viajó sentado en un colectivo casi vacío, por momentos se adormecía con la frente apoyada sobre los brazos, que descansaban en el pasamanos del asiento de adelante. Soñaba que estaba en un enorme parque donde jugaba a la pelota con amigos; a lo lejos podía ver a Florencia lanzándose

Leer Más »

Jonte y Lope de Vega Parte 2

(Fragmento de la novela La reencarnación de Buda en Lope de Vega y Jonte) Eran casi las dos de la madrugada cuando atravesó la puerta de la pizzería y empezó a caminar velozmente por Avenida Jonte hacia Bermúdez.  Pensaba si Helena estaría en realidad esperándolo o era una joda cruel. Le parecía extraño que se reuniera a divertirse con amigas en la oficina del padre; o era una manera de

Leer Más »

Bermúdez y Francisco Beiró

(Fragmento de la novela La reencarnación de Buda en Lope de Vega y Jonte) Horacio tardó tres cuadras en volver a razonar. El fracaso de la entrevista lo había desarticulado, pensaba que debía aprender inglés y en Rocardo como obstáculo para llegar a Helena. Caminaba con dificultad; su corazón lastimado apenas movía la sangre que corría por sus venas. Se acordó de su madre, cuando le decía “Estudiá inglés que

Leer Más »

Cima del Monte Meru

Fragmento de La Reencarnación de Buda en Jonte y Lope de Vega. Como todos los días, esa mañana se habían vestido con ropas de fino hilo blanco y, abriendo de par en par las grandes puertas de madera, caminaron en dirección a la vertiente. Al dejar atrás la galería externa se dirigieron hacia el este y pudieron ver los primeros rayos del sol que, atravesando como flechas las ramas de

Leer Más »

SANGRE Y LECHE

Desde Parque Centenario para Eva: Por debajo de tu piel está tu sangre. En el borde de tus pezones hinchados, la leche tibia y dulce esperando la suavísima boca de nuestro milagro, lo único perfecto que hicimos. Por encima de tu piel están tus vellos, tus pelos enrulados, las estrías del vientre estirado por la fuerza de una gran semilla humana; germinando en tu nido, alimentada por hilo vital ombligo

Leer Más »

DIEZ

Al otro día me fui a buscar al flaco Abel. Salí de casa temprano y doblé por la calle Honduras caminado despacio, y al llegar a la esquina me acarició el olor a pan recién horneado… había tomado tan sólo unos mates antes de salir. Por la tarde tenía que dar una teórica en la facultad. Podría sanatear o suspenderla inventando algún motivo. El sol hacía brillar los colores y

Leer Más »

Menú

Copyright © Miguel Ortemberg 2019

Contacto

info@miguelortemberg.com.ar